Un Huerto Para Mi Silla.


COMO ADAPTAR UN TERRENO, EN HUERTO DE INCLUSIÓN… sin dinero y de forma divertida

Me seduce mucho la idea de un huerto ADAPTADO, en el que mi silla y yo podamos trabajar la tierra y ver como la naturaleza se desarrolla con un mínimo de necesidades.

El verano pasado hice la prueba con  huerto urbano en mi terraza a base de jardineras  altas para poder manejarme con la silla de ruedas.  Y disfrute mucho, cultivé tomates, hierbas aromáticas, flores,  pimientos de padrón, rúcula, espinacas  y rábanos.

El resultado fue tomates   jugosos, dulces y ricos pero pequeños; los pimientos italianos no fructificaron. Como era novata busqué por internet y llegué a la conclusión que quizá el problema era la composición de la tierra para huerto urbano, y demasiados plantones en una sola jardinera. Y pensé, que podría hacer un mini huerto en el terreno desaprovechado de jardín de la casa.

La dificultad está como siempre, en que mi silla de ruedas, mis manos,  y mis brazos , no pueden cultivar en suelo y todo debe tener una altura proporcionada a mi condición de discapacidad física.

El siguiente problema inherente al proyecto, es dinero. Tenía que conseguir, adaptar todo con un coste mínimo  o todo se quedaría en “el sueño de un cultivo de verano”.

Soy consciente que mi plan de huerta adaptada es   un capricho,  y desconozco si podré realmente darme esa oportunidad por mis condiciones  físicas, o si al final,  será mucho esfuerzo para pocos resultados. Pero si no lo intento nunca lo sabré. Por otro lado, para mi cuerpo, fumigado de corticoides, es una oportunidad de trabajar con la tierra, dar movilidad a mis brazos, y comer del fruto de mi trabajo , mientras que, mi espíritu  se libera tensiones emocionales y estress.

También se puede ir a viveros y sitios especializados y comprar jardineras y que te lo instalen. Eso está bien para una terraza, con una o dos jardineras, sin embargo, en huerto, la inversión es alta para mi bolsillo, y por otro lado, al final resultan pequeñas para cultivos de raíz larga.

Asi pues, he tomado la decisión de usar la “imaginación al poder”

Quiero dar un sentido ecológico a mi huerta y usaré material de reciclaje; estrujaré mis neuronas, para dar utilidad a mis capacidades, y disfrutaré de la creatividad.

Voy a compartirlo en esta página, paso a paso para aquellas personas que estén interesadas en esta actividad de ocio. Espero que sea de utilidad.

MATERIALES DE MOMENTO

4 sacos de escombros : 1x 50 cm 3.80 euros paquete

4 Sacos de escombros  0,85X50 cms., 3,20 euros paquete

Barras de hierro, o postes  de cerca, o ramas de árbol seco, cualquier barra  rígida que se pueda  clavar en tierra y soportar el peso de los sacos llenos de tierra. El campo está lleno de cosas así, y en el peor de los casos, en los hiper de bricolaje, se encuentran con facilidad .

Seleccionar piedras medianas/grandes de diferentes tamaños, para bordear los sacos y fijar los palos, y tierra de relleno. tierra  Así haremos un bordillo de sujeción de la base.

5.- AYUDA DE AMIGOS, o familiares que se involucren en el proyecto para instalarlo. Sin eso no hay nada que hacer.

6.- Plantones de tomates, pimientos, calabacín, lechugas, o sea, huerta de verano. Para los novatos recomiendo los primeros.

DESARROLLO DEL PROYECTO

1.- Primero observar cual es la zona con más horas de sol.– Ese es un factor clave para  el desarrollo de las plantas. Lo ideal, es la orientación mediodía porque el sol sale a las 6.00h de la mañana que son las de mayor aprovechamiento de calor para las plantas, y a las 15.00h ya está en otra orientación

2.- Si ponemos los 4 sacos de 55 cms, habrá que  cavar aproximadamente 2 mtros de largo con una
profundidad de unos 20cms y con una anchura de 55cms, para encajar las bolsas, en el hoyo, abiertas en redondo sujetándolas a ambos lados por piedras. No es necesario hacer agujeros en las bolsas porque la fibra de que están hechos es permeable y el agua de riego sale sin problemas.

3.- Rellenar media bolsa con tierra del suelo, no importa si es de mejor o peor calidad y la otra mitad hasta el borde con tierra de compost para huerto. Para finalizar, clavar delante y detrás de cada saco una estaca, lo más pegada posible con el fin de no dejar que las bolsas se doble o tomen mala forma.

4.-  Se puede usar alambre y entrelazarlo con las estacas formando como una barandilla de protección, pero eso depende de cómo se piense rematar la obra. Mi idea, es poner el alambre arriba y abajo como si formara una cerca metálica con las estacas y después, recubrirlo todo con rollo de madera de castaño, o de brezo, o caña, lo que daría una imagen de cercado, original,pero aún no he llegado a ese punto de toma de decisiones, porque en realidad para mi, lo ideal para mi seria una jardinera tipo cajón (desde el suelo hasta 70 cms), realizada con la madera de los palets, que cubre y protege los sacos y da uniformidad, pero es trabajo duro y habrá que esperar al  apoyo del voluntariado.

Os dejo unas imágenes descriptivas y espero os sea de utilidad.

Un huerto para mi silla . Como hacerlo

1.-Rampa de acceso al huerto

2.-La primera hilera montada. Sacos de escombros de 1 x 0,55 cms. Las estacas y piedras sujetan recto los sacos. La tierra rellena los huecos

3.- La altura de los sacos , 0,85/ 1,0 mts. permite trabajar sentado desde el huerto, o sobre pavimento, y asi evitar que las ruedas manchen de barro el piso de la casa, al regresar.

4.- Capota de plástico para proteger los tomates de los cambios climáticos de Miraflores, porque eso es lo que mas afecta al desarrollo de la planta.


Vista completa de la instalación: sacos, palos, estacas, piedras y tierra.
Ahora vamos a por una segunda fila con una distancia de un metro aprx. de esta, para permitir el paso de la silla entre ambas filas



mayo 27, 2017

Deja un comentario