El Aparcamiento Para Movilidad Reducida

Por favor lee hasta el final, y lo entenderás 

En  http://www.sunrisemedical.es/blog/solicitar-plaza-aparcamiento-discapacitados, dedican toda una pagina a explicar las características y requisitos para conseguir una tarjeta de aparcamiento europea para  personas con movilidad  reducida. Enhorabuena, muy bien explicado.

Muchas personas con discapacidad o con problemas de movilidad tienen dificultades para realizar actividades cotidianas, como desplazarse por la ciudad, o conseguir un aparcamiento para su vehículo.

Tengamos presente las dificultades de desplazamiento en transporte público que habitualmente sufrimos. Citemos un ejemplo fácil: en las líneas de la EMT, solo cabe una silla de ruedas por vehículo, y si hay un coche de bebe, ninguna. En el metropolitano de Madrid, no todas las estaciones son accesible de bajada y de subida, a veces hay que ir tres estaciones mas adelante, para poder entrar y salir del metro.. Y no hablemos de las líneas de circunvalación o periferia de la capital, que se llevan la palma del desastre con las plataformas de acceso, o la ausencia de cinturones…así pues, ¿Qué nos queda para desplazarnos además de la paciencia?, taxi quien lo pueda pagar, o vehículo particular el que lo tenga, que tampoco nos lo regalan.

 La pagina dice :

Por ello, existen plazas de aparcamiento para discapacitados reservadas para miembros de este colectivo. Sin embargo, a pesar de su carácter de uso generalizado y de su vigencia tanto nacional como internacional, su proceso de solicitud y uso no es el mismo en todas las localidades ya que cada ayuntamiento o Comunidad Autónoma tiene una normativa diferente al respecto.

Otro lío, en lugar de unificar y facilitar la vida al sector, disociamos y facilitamos la discriminación.

El uso de las plazas de aparcamiento para discapacitados está ligado a la posesión de una tarjeta de aparcamiento para personas con movilidad reducida (PMR). Su solicitud depende de cada ayuntamiento aunque en líneas generales se exigen dos requisitos para conseguirla:

Acreditar un grado de discapacidad igual o superior al 33%. (por lo tanto, necesitarás tu certificado de discapacidad). Tener un baremo de movilidad reducida positivo. Tener una discapacidad fisica; no se permite al resto de diversidades funcionales. Y además, ser valorado por uno de los Equipos de Valoración y Orientación (EVO) homologados y oficiales de cada Comunidad Autónoma. 

  • Su uso es personal nominativo e intransferible, sin importar que se sea dueño del vehiculo y conductor del mismo o no. 

Y ahora viene la pregunta del millón:

Con todo el esfuerzo realizado para establecer las condiciones de la tarjeta de aparcamiento para las personas con movilidad reducida ¿Cómo es posible que estas plazas no sean respetadas por aquellas personas que no tienen problemas con su movilidad?, ¿tan poco respeto se tiene por el trabajo de unos legisladores, y sobretodo,  por la difícil condición de unas personas limitadas físicamente para poder incorporarse activamente en la sociedad?.

Personalmente, he vivido experiencias difíciles en materia de aparcamiento, y me he sentido absolutamente abandonada por una sociedad, apática, fría y desinteresada con mi movilidad  reducida.

En el pueblo de Miraflores, un conductor que me conoce muy bien, llego con su coche al mismo tiempo que yo a la puerta de DIA, y cuando me vio, el estaba aparcando justo en el rebaje, comprendió que me estaba bloqueando el paso. Bien, pues con “un perdón, es un momento”, salió despendolado, dejándome anclada los 5 o 10 minutos que el necesitaba para comprar una barra de pan. ¿Por qué se iba a molestar el en facilitarme la salida de la acera, para a continuación aparcar su vehiculo?…total soy una silla de ruedas, puedo esperar…un poco de respeto nos vendría bien.

¿Porque  siempre que hay un rebaje de acera para el paso peatonal, hay aparcado un vehiculo?, ni antes ni después, justo en el rebaje. Y ¿para quien es necesario ese desnivel?, para sillas de ruedas, bicicletas de niños, cochecitos de bebe, señoras con el carro de la compra, y ancianos con bastones….o sea el sector débil de la sociedad.

En un Carrefour de las afueras de Madrid, fui a reclamar por un coche que estaba aparcado en una plaza de movilidad reducida sin tarjeta, y mi vehículo no tenía espacio para estacionarse. La señorita de información me aseguró que no había policía allí y que debía ir al puesto de policía del pueblo para poner la denuncia.  ¿Qué tengo que ir al pueblo, poner la denuncia y después venir a buscar otra plaza de aparcamiento para comprar? …demasiado para mi discapacitado cuerpo.  Y así, otro infractor que se libró de la denuncia. Y asumo mi culpabilidad, y reconozco que mientras no desarrollemos la cultura de la hoja de reclamaciones, no conseguiremos ser respetados como seres humanos con derechos propios a nuestra  propia limitación.

Aventuras de este tipo hay miles, y no solo mías, lo sé, solo es un ejemplo, para llegar a la segunda parte.

 Y ahora viene la guinda del pastel: 

 Con toda esta reflexión, yo me pregunto : ¿Cómo es posible que los propios beneficiarios de la TMR, seamos capaces de entregar, prestar y ceder nuestra tarjeta a personas, familiares y amigos para su uso y disfrute sin derecho a ello?.

 El punto del inflexión esta en  que si nosotros no respetamos la discapacidad, ¿como vamos a pretender que lo hagan los demás?. Tan solo en la Comunidad de Madrid, se han requisado 5.000 tarjetas PMR de usuarios fallecidos. La picaresca sigue su cauce, pero existe la sanción para el titular de la tarjeta ( no para el infractor), que puede crearnos serios quebraderos de cabeza y perdida de beneficios que después lamentaremos sin derecho a recurso. Esa actitud, lo único que apoya es la desigualdad.  

Por favor, por límite a tu propia discriminación. Reclama oficialmente tus derechos y no cedas a los demás lo que es tuyo.  

julio 7, 2017

Deja un comentario